Límite

Los límites definen a la persona.  Es lo que somos y  lo que no somos.  Son las “fronteras” físicas y emocionales que nos demarcan, y que permitimos o no que otros crucen; según las experiencias que hayamos tenido en la vida y el impacto que las mismas nos han causado.


Los límites saludables nos permiten interactuar con otros en interdependencia, respeto, autenticidad, intimidad y nos fortalecen la libertad de sentir, pensar y actuar.

 

  • Los límites tienen dos vías de aplicación:
      - Los límites que ponemos a los demás
      - Los límites a nosotros mismos

Y existen dos tipos de límites


  - Límites funcionales:  Capacidades para hacer una tarea.  (Desempeño,  
         iniciativa, disciplina y organización)
  - Límites relaciones:  Capacidad de ser asertivo en las relaciones con otros.
 
Cuando nuestros límites son débiles, tenemos problemas para confrontar el control,  la presión, las exigencias y las necesidades de los otros. No nos damos a respetar o no respetamos a los otros, y las consecuencias son relaciones emocionales no sanas, en donde se pueden presentar maltrato, dependencias, adicciones, aislamiento, resentimiento, roles de víctima, en general falta de afecto genuino.